Fin de año en los tiempos del internet

Es cierto y nadie puede negarlo -aunque muchos sí lo hacen- que el Internet acorta “distancias”. Hace varios años atrás, no era posible ver a nuestros seres queridos si estaban fuera de nuestra ciudad y mucho menos de nuestro país de residencia a través de una pequeña pantalla. Pero, ahora no sólo los vemos, sino que a través  de diferentes aplicaciones podemos reunir familias enteras en conversaciones de grupo. 

A un clic de distancia tenemos a nuestros padres, hermanos, hijos, amigos y vayan ustedes mismos a saber quien más, un clic y estamos activando la comunicación virtual con nuestros amados -y no tanto- seres queridos. 

Maravilloso, por supuesto que lo es, este tipo de avances tecnológicos no sólo nos han transformado, sino que nos han re-educado.

Porque ahora la educación escolar no es necesaria a la hora de encender nuestros teléfonos  “inteligentes”, sólo basta  con dárselo a un niño de 5 años y posiblemente nos dará cátedra de como manejarlo y ni preguntas le haremos porque la mitad de lo que dijo ni lo entendimos, esto sucede si somos de décadas pasadas… a los más jóvenes ese tipo de cosas no les pasa. 

Pero volviendo al centro de este escrito, gracias al Internet podemos reunir en un mismo momento a quien recibe primero el año nuevo en Australia, el que está en España y quien aún tiene horas por delante del año viejo en Argentina. Todos en lugares completamente diferentes y muy distantes, pero igualmente unidos por un sólo clic, por una misma red.

Pero queridos amigos, está maravilla, de la cual aún nos asombramos y deleitamos a diario, es un espejismo frente a lo que desearíamos realmente y específicamente no solamente en lo que se refiere a fin de año…. Tocar, palpar, sentir.

Nunca la realidad virtual, debe suplir la necesidad natural del hombre de tocar y ser tocado. 

No dejemos que la facilidad de un clic nos aleje de quienes en verdad aprecian nuestra presencia, de quienes deseamos presentes y de quienes nos sentimos ausentes.

Que el internet sea un apoyo a nuestros tiempos de “distancias”, pero que no sea motivo de mayor soledad. “No importa sino viajo este año, igual la veo por vídeo llamada”. 

La invitación es a reflexionar sobre que tanto nos hemos dejado absorber en nuestra cotidianeidad por este tipo de situaciones, que poder le  hemos otorgado a la “red” sobre nuestras relaciones personales. 

Cuando no hay otras opciones alcanza a ser entendible, pero no dejemos que cuando sí  existen otras opciones, estas sean cegadas por el poder de la red.

Que este fin de año sean más los abrazos reales que los virtuales, que este nuevo año traiga consigo más viajes personales que video llamadas y que el poder de tocar y ser tocados inunde vuestras vidas. 
¡FELIZ AÑO NUEVO! 

2 comentarios en “Fin de año en los tiempos del internet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s