Última partida

Ha sido una noche bastante fria, está amaneciendo y Juan Pablo no logró conciliar el sueño aún, no sabe que hora exacta es, pero está seguro que lleva más de cinco horas contemplando el cielo a través de la ventana. Un sinnúmero de pensamientos lo han atormentado en las últimas horas, por no decir que semanas. 

El primer pensamiento que tuvo ni bien el reflejo de la luna asomó, fue sobre Rocío, su novia de toda la vida. Recordó las noches que pasaron juntos contemplando la luna luego de hacer el amor, en cuantos planes hicieron contando estrellas y cuantos lugares del mundo tenían en lista por conocer. 

Después pensó en sus padres, en el poco esfuerzo que les conllevó hacerlo llegar hasta el peldaño más alto dentro de su “escalafon” personal.  Siempre habían  creído que el dinero compraba todo, pero que equivocados estaban. 

Por último pero no menos importante pensó en “Max”, su labrador negro, que saltaba y corría de manera sorprendente cada vez que llegaba de viaje. 

Entre Rocío, sus padres y su perro la noche se le esfumó casi en un abrir y cerrar de ojos, los mismos que tiene resecos de tanto llorar.

Quizás las peleas constantes con Rocío por los viajes repentinos, la enfermedad de su perro que en menos de una semana se lo llevó o enterarse que sus padres le habían mentido toda su vida, fueron los detonantes que lograron encerrarlo aún más en su adicción hasta encontrar su fin.

Rocío tenía razón, algo estaba pasando, pero no era lo que ella pensaba, no había otra mujer, nunca la hubo. Pero esos viajes repentinos que cada vez eran más frecuentes siempre con la misma excusa de trabajo, sembraron la desconfianza en la relación. Juan Pablo aún da la vida por ella (literal), pero no tuvo la fuerza necesaria para enfrentarla y decirle la verdad.

No eran viajes de trabajo, eran días y noches enteras donde ganaba y perdía, sumaba y restaba, pero que al final solo restaba y nunca más sumó. 

Al principio se ganó el apodo de 《El Campeón》, no había una sola noche donde no ganará. Era muy conocido en las altas y también muy bajas esferas del juego nocturno. Donde se hicieran apuestas allí estaba Juan Pablo, pero su racha ganadora así como llegó se esfumó, y con ella comenzaron los problemas de dinero, préstamos de sumas muy altas que no alcanzaba a cubrir con sus propias finanzas. 

Un día lo citó 《Carlitos》, le propuso una salida rápida a las deudas y una muy 《fácil 》para recuperar todo lo perdido: Llevar droga de un país a otro. Al principio Juan Pablo se negó, pero cuando la abstinencia por no poder apostar lo estaba enloqueciendo accedió. Los primeros tres viajes fueron exitosos, eso le hizo ganar confianza y vio en ello no sólo una salida rápida sino muy beneficiosa para su adicción. 

Cuando llegó el día del quinto viaje recuerda las lágrimas  en los ojos de Rocío, ella ya no le creía nada, pero lo seguía amando como el primer día y aguardaría a su regreso para darle la feliz noticia.

Destino: China, cargamento: 5 kilos de cocaína. 

La adicción lo cegó y en ningún momento pensó en las consecuencias de sus actos, los primeros viajes salieron bien, ¿porque este no lo sería también?, eso era lo único  en lo que pensaba mientras entregaba su maleta en el aeropuerto.

Al llegar a China lo estaban esperando… seis años después de arribar a ese país, sin haber podido ver a Rocío, con sus padres pagando los mejores abogados y con una adicción superada, la respuesta constante fue sólo una: Pena de muerte. 

Ha sido una mañana muy fría, contempló el último amanecer por medio de la pequeña ventana abarrotada de su celda y en silencio se despidió de su hijo, al que sólo conoció por algunas pocas fotos que le llevaron sus abogados.

Cerrando los ojos e imaginando a Rocío y a su hijo entre brazos, en voz alta y por última vez dijo:

–Miles de estrellas podrán contemplar, pero sólo una los acompañará siempre. Los amo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s