Obsesión

Me resisto a perderte.  Aunque sé que ya sucedió, no puedo hacerme a la idea de que el roce de tus manos le pertenezca a otro cuerpo, que el susurro de tu voz sea solo viento lejano en mi tortuosa vida.  No concibo la idea de vivir un solo segundo más si tú me faltas.
¿Qué quieres que haga? ¿Qué olvide todo como si no hubiese sucedido nada? ¡No! Te di todo, mi tiempo, mi cuerpo… Mi vida entera entregué en tus manos por meses para que la organizaras a tu medida, siempre adaptando todo según tu agenda, tus necesidades, tus obsesiones.
¿Todo para qué? Para que simplemente un día llegues a casa diciendo que nada es lo mismo, que he cambiado mucho, que a veces el miedo recorre tu cuerpo al ver mis ojos llenos de ira cuando el tiempo en el reloj marca que debes partir.
Me resisto a perder el tiempo invertido, las horas de sueño esfumadas, las lágrimas derramadas. Lo último que alcanzaste a decirme es que estaba loca, ¿en verdad crees que estoy loca? ¿No te das cuenta de que el loco eres tú por intentar alejarte de la única persona que en verdad te ama tal y como eres? Aunque ahora que lo digo en voz alta, creo que, algo de locura si hay en todo esto.
¿Por qué no hablas? Dime algo, no permitas que el dolor se apodere de mí y cometa una locura mayor. No dejes que mi alma comience a vagar entre pensamientos oscuros que puedan llegar a nublar por completo mi razón. ¿Crees acaso que no quiero quitar la cinta de tu boca para que podamos hablar? ¿Qué crees que puede pasar si lo hago y empiezas a gritar?
Está bien, no digas nada, lo haré yo. ¿Sabes que va a pasar? Que mi vecina va a escuchar los gritos, que intentaré callarte como pueda, pero aun así ella habrá logrado escuchar tu pedido descontrolado de ayuda, porque siempre escucha a través de las paredes y llamará a la policía. En pocos minutos estarán acá, al tirar la puerta abajo me encontraran suplicando perdón, pero no el de ellos, sino el tuyo, porque reconozco que el dolor que te puede causar el verme partir con las esposas y sin la plena certeza de un encuentro cercano, haría de tu vida un infierno. Por esa sola razón, no quitaré esa cinta de allí.

11 comentarios en “Obsesión

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s